Anoche soñé contigo

Casa nueva - DF

Marzo 22, 2016

Tan frágil, tan pequeña, se hizo bolita en la cama después de que le dijimos que partíamos. Su cara al instante pasó de sonrisas a tristeza y su garganta se cerró. Natalia, tan hermosa como su nombre. Me siento un tanto culpable por mi ausencia y sin embargo no hago nada. Ella me abraza muy fuerte cada que nos vemos, su brazo me envuelve, parece que no se separará de mí jamás. Me canta “que cuerpo que cinturita no la cambiaría por otra ni aunque fuera más bonita”. “A veces quisiera ser más alegre y reír todo el tiempo, pero en cambio soy apachurrada”. La abracé. Pasé mi mano por su cara y pelo. Mi flaquita se encuentra bien, nada le duele, de nada se queja. Dicen que es una gatita por sus nueve vidas, vaya que sí. Qué fuerza. Mi adorada Natita, mi abue, mi mamá hermosa.


Carretera México - Pachuca/ Habitación Natalia

Enero 10/11, 2018

Mi adorada Natalia, estos últimos días han sido de carreteras y soledad, de caminos que se desplazan por la ventana al igual que los recuerdos, que las lágrimas. Estar lejos fue difícil, siempre te pensé mucho, siempre te soñé. Cada llamada de mamá se acompañaba de un fuerte deseo mío por escuchar buenas noticias, por saber algo bueno de ti. A veces tengo la impresión de que te comunicabas conmigo a lo lejos, no era la primera vez que me entraba una necesidad tan fuerte por saber de ti.

En este momento estoy sentada en tu cama, “Eres alta y delgadita” de Antonio Aguilar suena desde mi lap top y me recuerda a tu voz y tus ojitos mientras me la cantabas, echabas unos bailecitos desde tu silla que me alegraban el día entero. Veo las fotos de tu boda, abue ¡qué mujer tan bella que fuiste! Dile al abuelo que nos hubiera gustado mucho conocerlo, no sé bien dónde estés ahora pero te imagino corriendo por el campo, con él y Emita, echándote unos pulques y riendo mucho, contándoles de tus hijos, de el gran árbol genealógico que dejaste, de mis hermanos y de mí, de los bonito que pasaste tus 91 años, del mar, del Carrizal…

Natita, estos últimos meses han sido compejos y nada fáciles para mí, siempre te admiré, por ser una mujer tan fuerte, porque no existió nunca nada, nada que te venciera jamás. Acordarme de ti me llena de energía, por favor envíame fuerza desde allá.

Te adoro, siempre te llevaré en mi ser…


Narvarte - DF

Enero 13, 2018

Anoche soñé contigo. Estabas conmigo y mis hermanos en una habitación de techos muy altos y muros lejanos. Sabíamos que no estabas aquí en realidad y sin embargo platicábamos, platicábamos mucho contigo. Reíamos y hablábamos del futuro. Ya te extraño.


Memories: Jonas Mekas

“Memories, they say my images are my memories. No no no! These are not memories: this is all real what you see - every image, every detail, everything is real, everything is real and it’s not a memory, it has nothing to do with my memories anymore. Memories are gone, but the images are here, and they are real! What you see, every second of what you see, here, is real. Is real. Right there in front of your eyes, what you see, it’s real. There, in front of you. Yes, from that screen, it’s all real.” Jonas Mekas


http://www.vdrome.org/jonas-mekas-out-takes-from-the-life-of-a-happy-man-introduced-by-hans-ulrich-obrist-15-18-january-2015


Apnea

Abril comenzaba cuando (al fin y después de tantos años de desearlo) me fui de viaje con mi primera cámara subacuática de verdad. Dos meses entrenando en Pastinaca-Team, fueron suficientes para que mi ser se llenara de un amor intenso por la apnea, así que jugar un poco en los cenotes fue impresionantemente mágico y surreal.

Cenote Azul, Cenote Dos Ojos, Samulá y X’quequén, Cenote San Lorenzo Oxman, Cenote Calvera, Gran Cenote y Yaxmuul. Las luces bailan, la oscuridad me aterra y llama, estalactitas, cuevas, fondos infinitos. Frío. Tiemblo pero no importa. La luz que entra por ese pequeño agujero en el cielo se mueve veloz. Llego al fondo y espero. Quiero quedarme aquí.

Kundera lo dijo bien. “El vértigo significa que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer, del cual nos defendemos espantados.”

Fotos por: Wences López.


“The image of hapiness” Sans Soleil.

“The first image he told me about was of three children on a road in Iceland, in 1965. He said that for him it was the image of happiness and also that he had tried several times to link it to other images, but it never worked. He wrote me: one day I’ll have to put it all alone at the beginning of a film with a long piece of black leader; if they don’t see happiness in the picture, at least they’ll see the black.”

1
Using Format